viernes, 8 de septiembre de 2006

Tatu ro'o metafísico

Tatu ro’o metafísico

Recordemos a la diosa Démeter llorando la desaparición
de su hija Perséfone. Abatida, observa llegar a la vieja
Baubo que levanta las faldas de su vestido mostrándole la vulva.
Este espectáculo sacude de risa a la madre dolorida.
Cambio de humor. Lo sublime tiene poder transformador.
Jean-Baptiste Botul


si Todos los curepas son unos trolos como dijo gombrowicz Todos los alemanes son nazis Todos los irlandeses borrachines y Todos los paraguayos stronistas o Todos los poemas de rothenberg son una simple enumeración de paranoias titulares de periódicos amarillos si Todos los silogismos tienen premisas falsas Todos los achaques hipocondríacos son actualizaciones de pesadillas infantiles y la verdad es un miedo emparedado entre el suicidio y la locura si Toda la historia del rock’n roll no es más que una gran trampa beethoven y trane son 2 ratones desalienados sordos a la red sonora de herr hamelin gélidos cortejantes ulises despiadados hipercríticos demasiado humanos para pestañear ante el barullo de las sirenas si Todas las palabras inciden tienden ojapiro se inclinan son atraídas por el sentido los desaforados excavarán cuevas de vacío y locura poetas nuevamente trogloditas hierofantes hirsutos en guerra contra el dios-raison resacante tiránico monótono-lógico


interludio publicitario
compre todos los instantes
a precio no future
y ganará la muerte orgásmica
del macho de la viuda negra


Algunas enfermedades nos visitan sin prescripción médica o nos rondan descatalogadas de las voluminosas enciclopedias como tristes supersticiones vagando lunáticas en un mundo luminoso y seguro ignorancias no desbastadas Algunas tardes tienen la perspectiva delirante de un cuadro de dalí algunas películas parecen amarillos buses de serie b de los 80 Algunas vidas parecen sueños agitados o pesadillas suspendidas de freddy krüger Algunos hombres modernos son acosados por la prehistoria mal estudiada o no memorizada


interludio rockero
los surfistas del ano
demolieron/levantaron/penetraron
los muros berlineses
del ruido y la locura

Por qué la sed y no más la naranja Por qué todos los días agua y sólo en feriados el alcohol Por qué judío milenario 6 días de sudor y trabajo y sólo el séptimo de descanso Por qué tantos caminos y una sola roma Por qué en la época en la que la velocidad atómica ha alcanzado el punto 0 aquiles sigue perdiendo ante la tortuga Por qué no la cursilería de cerrar los ojos a la alucinación de la tarde y hundirnos con los discípulos de saís en el sueño del corazón Por qué sólo la mirada de ella rima con tu incomprendida e intempestiva sonrisa


interludio político
entre el diálogo de sordos
de hobbes y marx
profetas absolutamente falsos
los otros
los pobres y los ricos
esperan y someten
escandalosos


Nunca gimas ante el vértigo del instante o el desierto del domingo Nunca regales tu oreja porque quedaría fuera de tu autorretrato Nunca engendres hijos a los 40 años corres peligro de que te salga un maldito aña memby genio Nunca dudes entre beatles y rolling stones Nunca entre la izquierda y la derecha Nunca entre el trabajo y el estudio Nunca entre el curandero o el matasanos titulado Nunca entre el día y la noche Nunca el amor o la guerra Nunca el nazismo o el capitalismo Nunca la metrópolis de caín lang o la cueva del troglodita platón Nunca entre tu madre y tu amada Nunca europa con sus bibliotecas y ruinas o paraguay analfabeto Nunca el anal pagano o el cristiano vaginal Nunca el tembo trenzado del kurupi o la espuma de venus pandemo Nunca apagues el canal de la imaginación


interludio gastronómico
cebollas delgados aros
de cebolla
para obnubilar el ojo
y sobre todo
un acerado diente de ajo
para clavarlo
en mi garganta


Casi es un adverbio metafísico Casi metafísico o Casi ganador Casi hermoso Casi campeón Casi feliz Casi terminado Casi 18 años para la primera peli porno Casi millonario el día de navidad Casi por un número cenicienta en este cuento cruel Casi púber dice el erotómano para su camisa delante de la visión alada Casi casi el cazador con la presa definitivamente perdida Casi la muerte el orgasmo la pistola la bala en la ruleta rusa Casi viento la frescura del agua y de la felicidad Casi habita en una tierra de nadie que colinda con lo posible aún no frustrado por un lado y con lo posible Casi imposible por el otro Casi es una goma elástica que coquetea con la plenitud y acaba rechazando al fracaso Casi es el límite del paraíso la frontera del placer la gloria la grandeza la forma lo perfecto lo acabado la sustancia última la revolución el edén recuperado la libertad todo Casi me besa Casi le habla Casi me engañó Casi me moja Casi le quema Casi no suena escucha here comes the sun Casi compra el globo aerostático Casi rió en un ataque de locura Casi cayó en el vicio la inocencia en el mercado negro la especulación la generación Casi mau Casi mutante Casi pato Casi fu Casi gracioso Casi inglés Casi un bufón Casi poético






interludio paternal
odia a los niños ricos
a las niñas lindas
porque eres
pobre y horrible
maldice
a los sanos y sonrosados
tú eres
la casa del dolor
la crueldad y lo mórbido


Nada vale Nada en esta casa de usura de judíos en que vivimos Nada satisface llena engorda contenta sacia Nada es hermoso con esta luz de catacumbas y con estos ojos de existencia acosada y criminal Nada brota de esta tierra estéril y resentida Nada sobrevive con estos calores plutonianos Nada crece Nada se avergüenza Nada duele ni el amigo muerto ni la cotidianeidad más que alienada humillada degradada Nada vuela dentro de esta cápsula de aire enrarecido Nada se ectoplasmiza de este diablillo de maxwell autóctono subtropical kachiãi Nada sonríe Nada canta en la lengua de barruskin Nada duerme Nada permanece niño fresco bueno bello Nada se eleva y coletea entre las brumas ceñudas y la tapa de marmita del cielo Nada puja oñeha’ã oña’ã intenta escapar vivir brillar Nada cojea pasea su bola ruru su joroba su hidropésica tara colorada Nada es Nada supura su oligofrenia ad infinitum


interludio amoroso
distiende
los músculos laborales
y licencia
de corsé y lágrimas
las delicadas
pistolas sexuales


a Veces erramos de media de enemigo de camino a Veces erramos matamos perdonamos nos hundimos en el karugua paraguayo a veces posamos la mirada sobre lo ínfimo raras Veces dejamos de succionar el mundo pero a Veces no lo chupamos hasta el bagazo o el karaku a Veces vemos súbitamente lo bello y lo bueno juntos a Veces captamos lo bueno bello evanescentes a Veces despertamos y comprendemos la estructura onírica la telaraña de luz que es nuestro hogar unas Veces así ardemos nos henchimos de alegría pero otras Veces huimos despavoridos solos o al unísono condenamos la obra afiligranada de un mísero día de pan sin vino pero a Veces no nos damos cuenta ya del basurero donde intentamos florecer estúpidamente a Veces no nos damos cuenta de que estamos reunidos todos los elegidos por la inocencia y el perdón a Veces eres bella hasta la maldad sólo a Veces arrojamos todos los dados cargados absolutamente convencidos de la condena a Veces serenos e inauditos damos la mano a Veces giran las cosas del mundo multicolores en una danza simple y ancestral a Veces tropezamos con la sabiduría esa tortuga diligente y fiel a su carga sí sólo a Veces estamos a la altura del weltschmerz muy pocas Veces sabemos que nuestra suficiencia individual egoísta no vale mucho ante la degradación de nuestros paisanos

Cristino Bogado, Inédito, 2006

1 comentario:

Rain dijo...

éste es el poema

el po-e-ma

EL POEMA-

e
l

poe
ma